fallo ovárico prematuro

Causas y diagnóstico del fallo ovárico prematuro

Denominamos insuficiencia ovárica cuando los ovarios de la mujer dejan de funcionar con normalidad. Cuando esta falla de la función ovárica ocurre antes de los cuarenta años, se denomina insuficiencia o fallo ovárico prematuro.

Las mujeres con fallo ovárico prematuro pueden tener menstruaciones irregulares o bien no tenerlas. A pesar de que los signos de la insuficiencia ovárica pueden ser similares a los de la menopausia, con irritabilidad, trastorno del sueño, sudoraciones nocturnas o sequedad vaginal a causa de la carencia de estrógenos, hay que diferenciarlas para poder tratar adecuadamente sus consecuencias tanto físicas, como psíquicas.

 

¿Por qué ocurre el fallo ovárico prematuro?

 

Los óvulos, gametos femeninos, son los responsables de la función ovárica reproductiva. Se producen durante el periodo embrionario, y las niñas nacen con la cantidad de óvulos que usarán durante el resto de su vida.

A partir del nacimiento, el número de óvulos empieza a disminuir hasta la madurez, que es cuando se agotan los óvulos y se entra en la etapa de la menopausia. La menopausia es una etapa más de cambios en la cual la mujer vivirá al menos un tercio de su vida sin que implique una pérdida de feminidad.

A veces, la etapa de la menopausia se avanza por motivos que tienen que ver con este número de óvulos iniciales. Las causas pueden ser genéticas o infecciosas. Algunas de las infecciones pueden afectar el número de óvulos en la mujer por causas ambientales, físicas, de radiación o químicas, como por ejemplo, los tratamientos para el cáncer con radiación o quimioterapia.

Una tercera parte de los fallos ováricos se pueden explicar por factores hereditarios. Por este motivo es importante realizar un estudio cromosómico de cariotipo y genético de X frágil (Mutación FMR1), sobre todo si hay antecedentes familiares, que nos permita asesorar reproductivamente a otros miembros del grupo familiar.

Además de recoger información sobre los antecedentes familiares para realizar un diagnóstico, también hará falta una evaluación ginecológica, incluyendo una ecografía y una analítica de sangre, para conocer los niveles de la hormona foliculostimulante (FSH, hormona estimulante del folículo o folitropina, por sus siglas en inglés), fundamentales para un correcto funcionamiento de los ovarios.

Article disponible en: Català

Contacta'ns per Whatsapp